Hagamos como que todo va bien

Ya nos movemos entre dos fases. Nos cruzamos por las calles con media cara tapada y nos sigue costando no besar o abrazar  a los amigos. Toda cautela es poca y la responsabilidad sigue siendo imprescindible para no volver atrás. 

Nos pueden las ansias de retomar todo lo que dejamos a medias.Caminamos por la derecha en las calles, mantenemos la distancia social, nos lavamos una y otra vez las manos, se firman acuerdos para  reconstruir las ciudades.Urge volver a la normalidad.

Pero, ¿a qué normalidad? ¿a nuestra vida antes del Covid? ¿a las prisas?¿a esa vida que nos engullía sin pensar?

¿A qué vida queremos volver, cuando todo esto haya pasado?

En este último episodio de CUARENTENA nos hacemos preguntas. Supongo que las que nos han surgido una y mil veces sobre esta incertidumbre que nos rodea. Qué hemos aprendido durante el confinamiento y cómo nos gustaría que fuera el mundo cuando esto termine.

Preguntas que también analizamos desde la sociología y que nos harán reflexionar sobre esta crisis global y sus consecuencias.

Para ello he contado con la colaboración de

Adela Marcos, consultora de igualdad; Javier Castaño, fotógrafo; Isabel de Ocampo, directora de cine y Fernando Gil Villa, Catedrático de Sociología en la Universidad de Salamanca.

Y como este es el último episodio de CUARENTENA, permitidme personalizar la despedida. 
Como buena amante y escuchante de radio, ella me ha acompañado como lo hace siempre. Y es que la radio  ha resultado ser un medio esencial para no hundirse en la tristeza. Por eso, estáteniendo un papel muy importante durante el confinamiento a nivel psicológico. Los oyentes afirman sentir tristeza, miedo y angustia como emociones más intensas durante la crisis, pero la radio está ayudando a paliar estos sentimientos.Los oyentes se sienten más acompañados y, en consecuencia, la sensación de tristeza disminuye, según un estudio publicado recientemente.
Y en mi caso, también me ha servido. Cada mañana empezaba el día al ritmo que marcaba Carlos Alsina con su Diario de la Pandemia, en Onda Cero. Hemos sido legión los que, en medio de la cocina no solo cantábamos, sino que incluso nos echamos un bailecito con el que durante varias semanas fue nuestro himno contra el confinamiento. No estoy para dar conciertos en balcones, pero sí para despedirme de vosotros mirando con optimismo la vida que nos espera ahí fuera haciendo como que todo va a ir  bien.

Si quieres recibir antes que nadie cada entrada nueva del blog, no olvides suscribirte. Además, tienes los episodios de CUARENTENA, en las aplicaciones de SpotifyIVOOX, Spreaker,  GoogleApple YouTube.

Si te ha gustado este podcast, me ayudaría que lo compartieras en tus redes o dejaras algún comentario. Así, la difusión de este contenido será mayor y su visibilidad también.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: