No importa que seas ajeno a los deportes de invierno. Subir hasta Aiguille du Midi merecerá la pena siempre y será un recuerdo que guardes toda tu vida.

La Aguja del Mediodía es, junto al Mont Blanc, la montaña más famosa de los Alpes franceses y el paraíso de los esquiadores que tienen en la estación de Chamonix un referente mundial en la práctica del sky.

La subida comienza en teleférico que parte de Chamonix a 1.035 metros. Una impresionante estructura que te permite llegar a la estación intermedia de Plan D’Aiguille a 2.317 metros.

Vista de Chamonix desde el teleférico

Desde la estación podemos contemplar maravillosas vistas del Mont Blanc, los Drus, l’Aiguille Verte, las agujas de Chamonix y el Glacier des Bossons e incluso podemos hacer una pequeña excursión hasta el Mer de Glace.

Una de las actividades que incluye la visita a Aiguille du Midi es la denominada Pas dans le Vide (paso al vacío), una estructura de cristal que cuelga del vacío y no apta para los que padecen de vértigo. En ella no puedes entrar con objetos punzantes ni con tu propio calzado. Para subir hasta aquí debemos coger un ascensor que nos dejará a 3.842 metros.

Una vez bajamos de nuevo en el ascensor, se debe visitar el Espace Vertical, donde se encuentra un pequeño museo del alpinismo que, además, tiene el honor de ser el museo a más altura jamás construido. En él, podemos comprobar los pasos que se dieron en la construcción de la estación y el grandísimo esfuerzo material y humano que supuso. ¡Espectacular!

Si atravesamos Le Pipe (el tubo), una estructura de hierro de 32 metros de longitud y adosado a la roca del Aiguille du Midi, llegaremos hasta otros dos miradores y a la estación del telecabina Panoramic MontBlanc.

Es difícil describir lo que tienes antes ti y lo suyo es dejarse llenar de sensaciones. Momentos irrepetibles que te hacen poner los pies en la tierra y pensar en lo insignificantes que somos.

Os dejo el vídeo resumen que subí a mi Instagram.

Gracias por estar ahí.

6 comentarios

  1. En viajes a nieve no te acompaño.
    La nieve para mí es un recuerdo de frío intenso en mi niñez (nevaba muchísimio entonces en mi Reinosa natal), recuerdo de hielos cayendo como puñales desde los tejdos, recuerdo de pisadas de lobo en el patio de la casa. Y nunca he logrado sustituir toda aquella negatividad -que dejó huellas físicas en sabañones en los dedos- por el gozo que da la nieve dominada a los deportistas o excursionistas ocasionales. De todo ha de haber en la viña del Señor…

    Le gusta a 1 persona

  2. Apasionante esta entrada!!!!! Una forma maravillosa de surcar los cielos y las altas cumbres, sin morir en el intento claro. Paisajes de ensueño, que dejan huella en el corazón. Para recordar toda la vida…. Me lo apunto. Gracias Elena!!!! Enhorabuena!

    Me gusta

  3. Pingback: LAGO OESCHINENSEE
  4. Pingback: LAGO OESCHINENSEE

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: