Campo charro en estado puro. Así es esta parte de la provincia salmantina de la comarca de Vitigudino en la que las encinas acompañan el recorrido junto al río Yeltes.

Esta ruta es circular y generosa en kilómetros pero fácil y apta para toda la familia. Salimos de Villares de Yeltes después de haber aparcado junto al cementerio. Iniciamos la ruta sin mayor dificultad que seguir el camino marcado, el de Pedro Álvaro, un pueblo semi abandonado que veremos más adelante. A pesar del frío, luce el sol y se agradece. Hay momentos en los que decidimos apartarnos del trazado para acercarnos al río donde la luz del día y sus nubes nos ofrecen un espectáculo maravilloso.

De las cosas que más se agradecen cuando vas de ruta es el silencio. Escuchar tan solo los animales del camino, sobre todo los pájaros y alguna rana que salta en la orilla del río, es un placer absoluto. Esta es una ruta poco visitada y no es fácil que coincidas con más senderistas. Permitidme el egoísmo en este caso.

Llegamos a Pedro Álvaro y divisamos a lo lejos dos personas quitando malas hierbas del camino. Me acerco a ellas y les saludamos. Iniciamos una conversación de lo más agradable sobre el pueblo, sus escasos habitantes o las construcciones típicas de la zona. Son Charo y su hijo , cuyo nombre no recuerdo, propietarios de la casa rural El Charro del Yeltes , una de las dos que hay en el lugar, que se deshacen en amabilidad con nosotros y terminan enseñándonos la casa. Lo que, en principio fue una simple pregunta sobre un lugar donde comer en Villavieja de Yeltes, se convirtió en un encuentro de media hora que hizo de la parada un buen recuerdo.

Partimos hacia Villavieja de Yeltes con el objetivo de comer en los dos bares que hay en la plaza del pueblo. Son tres kilómetros por un camino de tierra denominado la cuesta del reventón que, a pesar de ese nombre, no es para tanto. Un tramo que se hace más agradable con el encuentro de una yegua recién parida que , incluso, tiene la placenta colgando.

La yegua con su potrillo

Llegamos al pueblo en busca de los bares recomendados por Charo y comeremos de pinchos. Lo hacemos justo antes de la salida de misa lo que nos evita el mogollón de la hora del vermú y podemos comer tranquilamente a pie de plaza.

La iglesia de San Pedro ad Víncula, es uno de los mejores ejemplos de arquitectura gótica rural de esta zona. La torre es del s. XV y estilo hispano-flamenco, y en ella se encuentra la puerta de acceso a la iglesia, con una bóveda de medio cañón.

Desde la Plaza Mayor salen distintas calles por las que pasear y conocer el pueblo. De salida tomamos la calle que nos lleva a la ermita de Nuestra Señora de los Caballeros, patrona de Villavieja, y que cuenta a su alrededor con varias cruces de piedra que forman parte de un víacrucis.

Desde aquí iniciamos el regreso a Villares de Yeltes, un recorrido sencillo y agradable con paradas oportunas para saludar convenientemente al ganado que nos encontramos por el camino.

Vacas posando

Os enlazo la ruta de WIKILOC por si os resulta de interés. Pincha la foto.

Track de la ruta

Cualquier momento es bueno para hacer esta ruta al margen del tiempo. ¡Aprovechad!

1 comentario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: